ENG :: CAST

Ventajas de reservar directamente con el hotel

En la web, enviando un email o llamando por teléfono. Existen una serie de ventajas haciendo la reserva directamente con el hotel.

En la industria hotelera debe existir “paridad de precios online”, es decir el precio ha de ser el mismo en todos los canales de venta, obviamente esto no se cumple del todo, sino metabuscadores como Trivago, cuyo slogan es “encuentra tu hotel ideal al mejor precio” no tendrían sentido.

Esto es así por varios motivos, entre otros porque en ocasiones se da la posibilidad de comercializar el hotel a agencias que “juegan” con su comisión, rebajando el precio de venta. Si esto ocurre aconsejo comunicarlo al hotel y exigir una tarifa igual a la vista en internet.

Pueden ocurrir dos cosas:

1. Que te diga que lo reserves donde lo has visto. En este caso lo más probable es que estés hablando con un trabajador desmotivado y poco implicado con su alojamiento.

2. Que te ofrezca el mismo precio y además tome medidas para que no vuelvan a darse estás disparidades.

Pero vamos a suponer que tenemos paridad de precios online y he comprobado que todos los Slow Hotels la cumplen.

Ahora que hemos demostrado que el precio no deber ser un motivo por hacer la reserva por uno u otro canal o que en todo caso podríamos obtener mejores condiciones al hacer la reserva directamente a través del hotel. Vamos a ver que otras ventajas tiene el hacer la reserva directa en relación a hacerla a través de otro canal.

1. Puedes elegir LA habitación. No tienes porque conformarte con elegir entre una estándar, deluxe o suite, sino que puedes elegir esa que tiene las vistas que quieres, el cuadro que viste en una foto o el baño más curioso.

Es uno de los motivos por los que no se pueden hacer reservas a través de Mi Paisano, no podría transmitir con fidelidad como es cada una de las habitaciones de hoteles tan especiales (en muchos cada habitación es diferente). Y si yo que me he alojado en todos y los conozco personalmente imagínate una web de reservas que conoce sólo aquellas características que le introducen.

2. Conocer exactamente donde se encuentra el hotel. Ver su ubicación en Google Maps está bien, pero no sirve para saber que desde allí podemos llegar a una playa siguiendo un camino entre campos de cultivo o que para llegar atravesaremos un bosque y unas cascadas naturales.

3. Es la mejor forma de comprobar la disponibilidad real. En ocasiones, especialmente en hoteles pequeños, no dan disponibilidad en todos los sistemas de reservas e incluso hay algunos que sólo las venden directamente. Hacen esto para evitar pagar comisiones y posibles overbookings.

4. Que contacten contigo directamente. Va en gustos, pero yo prefiero que puedan contactar conmigo directamente las personas que trabajan en el hotel a que tengan que hacerlo a través de un código que les proporciona la web de reservas. Así será más fácil informarte sobre cómo llegar, posibilidad de reservar la cena o alguna otra actividad y informar sobre tu hora de llegada.

5. Después de la estancia y gracias a ese contacto directo podrán enviarte mensajes con nuevas actividades, eventos o promociones especiales. Información pensada para clientes afines a la filosofía del hotel y no mails en cadena u ofertas aquí o allí.

6. Ese porcentaje que el hotel deja de pagar al motor de reservas puede invertirlo en seguir creciendo y ofreciendo una mejor experiencia a los clientes.

En definitiva, los motores de búsqueda y webs de reservas, puede servir para reducir las opciones a unos pocos alojamientos gracias a su tecnología, análisis de datos y opiniones de otros viajeros, pero una vez en ese punto, te recomiendo que visites la web de estos hoteles y hagas la reserva directamente con ellos.

Y tú, ¿cómo reservarás tu próximo hotel?

¿Qué dicen mis paisanos?


Tu opinión importa

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados.*