ENG :: CAST

¿Y si no hacemos fotos?

Hace unos días hablaba con mi hermana sobre un nuevo proyecto en el que estoy trabajando que básicamente consiste en que profesionales de diferentes campos creen experiencias (palabra muy manida, pero que expresa lo que es) en espacios inspiradores.

Te contaré más sobre esto en su momento, pero ahora quería compartir esa conversación y una reflexión.

Resumiéndola fue así:

Maria (mi hermana) – “En esos encuentros deberíais sugerir que los asistentes no hiciesen fotos. Muchas veces no disfrutamos del momento por estar pensando en hacer la foto”.

David (yo) – “Pero así tendrán un recuerdo y podrán compartirlo con otras personas a las que pueda interesarle.”

M – “Bueno, hay muchas cosas que recuerdo de las que no tengo fotos. Es más, de las cosas que más me acuerdo no tengo fotos. Simplemente lo recuerdo.”

Esto me dejo dándole vueltas y pensando en cuáles son las situaciones (de mis viajes) que más recuerdo. Curiosamente de las primeras que se me vienen a la cabeza no tengo fotos.

Recuerdo haberlas vivido plenamente, pero a la vez tengo la sensación de que en ese momento no sentía que estuviese allí (es difícil de explicar).

De las que me acuerdo con más claridad son de estas dos: una fiesta (en casa de unos amigos de Filipe) en el barrio de Santa Teresa y la otra buscando un hostal en una playa de Gambia en mitad de la noche con Laura ( aquí ella te cuenta nuestra “aventura”).

Dos situaciones muy diferentes que tienen en común que era de noche, que estaba en otro continente, que fueron emocionantes y que no tengo fotos de ellas.

Puede ser casualidad pensé, pero en relación a las emociones unos días más tarde me explicaron que se recuerda aquello que nos emociona.

¡Y es verdad! Piensa en las cosas más importantes que te han pasado en los últimos años. Seguro que en las primeras posiciones van a estar aquellas que te han transmitido emociones fuertes pueden ser positivas (enamorarte, un reconocimiento a tu trabajo, tener un hijo…) o negativas (romper con tu pareja, ser despedido, perder un ser querido…).

Todo esto me hace pensar que quizá mi hermana tenga razón, que a veces por el hecho de hacer una foto o compartirlo en las redes sociales* impide que podamos vivir el momento plenamente, no llegue a emocionarnos como debería y por tanto nuestro recuerdo puede ser más vago.

* Con las redes sociales tengo la sensación de que se da la paradoja de que nos sirven para conectarnos con personas que están lejos y que muchas veces no conocemos (y me parece genial), pero que a veces nos desconectan del momento en el que estamos y con quien lo vivimos.

¿Qué dicen mis paisanos?


Tu opinión importa

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados.*