ENG :: CAST

El Nuevo Renacimiento

Que estamos ante una nueva época es evidente. Los cambios tanto en conocimiento, consumo y forma de vida están transformando nuestra sociedad.

Estamos pasando de la Edad Moderna a otra etapa de la Humanidad, que podría conocerse como El Nuevo Renacimiento, por sus similitudes con el periodo de los siglos XV y XVI.

Te contaré por qué: El Renacimiento tuvo lugar, al final de la Edad Media, después de que Europa y Asia fueron arrasadas por la peste negra.

El ser humano dejó de confiar plenamente en Dios y la Iglesia, ya que sus plegarias no habían servido, para parar la epidemia y por primera vez en mucho tiempo se sintió solo.
Por ello se sustituyó el teocentrismo medieval por el antropocentrismo, es decir se puso al hombre como centro en lugar de a Dios.

Mientras tanto barrera natural del Sahara, impidió que la peste se extendiese hacia el sur y mercaderes tuareg, llegaron a ciudades africanas como Mali, donde la intercambiaron por oro. Oro que llegó a Europa a Venecia, donde se fundó la banca moderna. Los primeros banqueros se hicieron millonarios y fueron algunos los mecenas del Renacimiento.

El Renacimiento fue la época de mayor auge del aprendizaje y cultura de la Humanidad. En ella se planteó otra forma de ver el mundo y al ser humano, con nuevos enfoques en los campos de las artes, la política, la filosofía y las ciencias.

Artistas como Leonardo da Vinci, Miguel Angel o Rafael se dedicaron a crear, proponer, transmitir ideas e innovar.

Afortunadamente, en nuestro tiempo no hemos sufrido una epidemia como la peste negra, pero la importantes guerras y la reciente crisis financiera, que ha derrocado varios Estados, han hecho que nuestra confianza en las instituciones haya desaparecido y que en muchas ocasiones nos veamos solos.

De aquí que actualmente estemos volviendo a valorarnos como personas, a tratar de entendernos mejor tanto a nosotros mismos como a los demás y a que nuestra relación con el entorno sea más saludable.

A diferencia de en El Renacimiento hoy todos tenemos acceso a la información y los medios de producción. De hecho, lo importante ahora no es saber o tener muchas cosas, sino conectarlas, para generar ideas y hacer que impacten en las personas, produciendo un cambio en ellas.

Hoy todos podemos ser artistas y el nuevo oro es la innovación disruptiva, que hace que el valor de nuestras acciones crezca exponencialmente.

La banca que se fundó en Venecia se tambalea y en consecuencia están surgiendo nuevas formas de administrar nuestra riqueza, como las monedas criptográficas.

Eso esta Nueva Era la economia, es una hoja en blanco en la que puedes pintar lo que quieras, cuando quieras y como quieras. Nadie te va a decir lo que tienes que hacer y el resultado dependerá de la acogida de eso que hagas en unas personas, que serán tus clientes (potenciales).

Un lienzo donde poder pintar. Lo que pasa es que con la educación que hemos tenido, en lugar de ver un lienzo en blanco en muchas ocasiones lo percibimos como negro y no sabemos que hacer. Aquí trataré de dar aportar algo de luz y nuevos colores con los que dibujar.

Pero antes, dejando atrás los artistas renacentistas, veremos que ha estado ocurriendo más recientemente:

Viendo magnifica película de Chaplin de 1936 ”Modern Times”, donde la persona formaba parte de un engranaje en una fabrica, ha de ir a su hora, hacer lo que le diga su jefe y no quejarse. Poco importan sus ideales y lo que haga al salir de allí. Si nos fijamos es fácil darse cuenta, de que muchas de estás cosas han estado ocurriendo durante gran parte del siglo XX y aún hoy hay trabajos de este tipo. Quizá no tanto en fabricas como en las que trabajaba Chaplin, pero si con unas condiciones de sumisión y alienación similares.

Así hemos llegado a situaciones en las que las personas pasan su vida haciendo trabajos que nos les ayudan a desarrollarse personalmente, donde van a que les digan lo que tienen que hacer, reciben una paga y esperan a que llegue el viernes.

Hemos soportado estas condiciones durante tanto tiempo, porque la promesa asociada a ella era tan potente y atractiva que cuesta mucho entender que ya no exista.

Conoce a alguien, forma una familia, endeúdate comprando una casa, un coche (mejor que el de tu vecino), vete de vacaciones y sigue viendo la televisión que te diremos lo que tienes que comprar. Y no te preocupes que si agachas la cabeza y cumples en tu trabajo serás recompensado. Pero esto se acabó.

Hace unos días empezamos 2017 y estamos ante una doble revolución digital y global (algo que nunca antes había ocurrido).

Sirva un ejemplo del tiempo que han tardado diferentes tecnologías en alcanzar los 100 millones de usuarios:

1878 Teléfono 75 años
1979 Móvil 16 años
2004 Facebook 4 años, 6 meses
2009 WhatsApp 3 años, 4 meses
2010 Instagram 2 años, 4 meses
2012 Cady Crush Saga 1 año, 3 meses

2016 Pokemon Go 30 días

Avances en biología molecular, mapeado del cerebro, nanotecnología, nuevas fuentes de energía… Se prevé que en 20 años se hagan tantos avances como en los dos milenios precedentes, en 10 años más de la mitad de los trabajos que conocemos hoy desaparecerán, en 5 años todo lo que pueda hacer un robot, lo hará un robot.

Esto es así, la clave es que nos lo tomemos como una amenaza o como una oportunidad.

Por poner un ejemplo, hace unos días fui a la Flagship Store de Zara en A Coruña. Allí tienen una maquina que te permite cobrarte, quitar la alarma de la ropa y meterla en una bolsa. Si eres un dependiente de Zara, puedes verlo de dos formas. Pensar que aproximadamente un 25% de las personas que trabajáis en la tienda estáis en caja y con esta máquina seréis sustituidos; o pensar en que por fin podrás librarte de las rutinarias tareas de cobrar y quitar alarmas, salir del mostrador, dar un paso adelante y dedicarte a lo que realmente te gusta, asesorar en la compra en función a la complexión de las personas, su color de piel, pelo, las tendencias… es decir, dedicarse a ser estilista.

La introducción de nuevas máquinas, al contrario de lo que muchos creen, no supondrá una mayor robotización de las acciones, sino una tendencia a generar conexiones de valor entre personas.

Las diferencias de valor aportadas están aumentando exponencialmente y en consecuencia la retribución a quien lo genera. Y mientras que el valor de algunas crecerá sin parar, el de otras tenderá a cero. El valor del estilista en este caso aumentará, mientras que el del cajero será nulo.

Estar en uno un otro grupo es crucial y a continuación doy algunas pistas que te podrían funcionar para estar en el que más te interesa.

Conocerse

Párate a pensar en tu personalidad, utilizando herramientas como el enegrama, analiza tus comportamientos para determinar que es lo que quieres hacer, cuando quieres hacerlo, con quien, cuando y como. Ahora no tenemos que limitarnos a unos horarios, vivir en un determinado lugar para que nuestro, podemos elegir con quien trabajar y hacerlo con nuestro estilo. Conócete, elige lo que prefieras y hazlo.

Elegir tu por qué

Definir cuál será tu gran objetivo profesional. Que te gustaría cambiar o mejorar en tu industria a lo largo de tu carrera. Esto te ayudará a diseñar tus estrategias y definir tus acciones. Además es el “lugar” donde te agarrarás cuando las cosas no salgan como deseas.

"Te ayudará a encontrar tu gema." Esa frase que te resume como profesional, que indica tu propósito y estilo.

En este sentido debemos ver los estudios como una herramienta para alcanzar nuestros objetivos, no que estos sean el objetivo en si. Preparar nuestros propios proyectos, fijarnos nuestros propios plazos y hacer que colisionen con el mercado.

Comunicar

Decirle al mundo lo que haces con tu propia voz. Tener un blog hoy es muy recomendable, un espacio donde puedes expresar quien eres, como entiendes tu industria y que aportas ella. A partir de aquí la web social pueden amplificar lo que haces.

Un uso interesante de ellas es fijar un objetivo para cada una y crear contenido en relación a este. Utilizadas como un canal de comunicación personal, no como un canal publicitario.

Contactar

Conectar con personas de forma genuina, donde exista un win-win claro. No buscar likes, ni seguidores, sino personas a las que puedas aportar y dar y de las que puedas aprender y recibir.

Informarse de cómo hacen las cosas en otros sectores, puede ayudarte a abrir tu campo de visión y eventualmente implantar algunas cosas en el tuyo. Ya que podemos elegir, aprendamos de los mejores.

Ser auténtico

Da siempre tu visión personal de las cosas. Puede gustar o no, pero sé tu siempre. No trates de agradar a todo el mundo. Esto es lo que hago, esta es mi visión y quizá no sea para ti. No importa, no puedo gustar a todo el mundo. No te compares. No tiene sentido comparar tu historia con la de otro. No te preocupes por los seguidores o la influencia de otras personas, poco a poco iras creándote la tuya.


Sé que no es fácil, sé que es duro y doloroso a veces, créeme lo sé muy bien. Pero también es un proceso en el que te conocerás mejor a ti mismo, sabrás quien está realmente a tu lado, profundizaras en tus habilidades y reconocerás las cosas que de verdad importan y todo esto hará que la persona que eres crezca y conecte con otras y esto dará lugar a un Nuevo Renacimiento.

Y recordando a los escultores y pintores renacentistas, debemos entender nuestro arte como la entrega de un don personal que transforma a quien lo recibe. Ese don parte de cada uno y la forma en la que decidas entregarlo dependerá de tí, puede ser: un objeto, un diseño, un servicio, una charla, un post… pero por favor, haz arte. Lo necesitamos.


Photo Credit: TWITA2005 Burning Man

¿Qué dicen mis paisanos?


Tu opinión importa

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados.*