ENG :: CAST

Slow Hotels: Sostenibles, Felices & Únicos

Mi Paisano quiere enseñaros los alojamientos que a él le gustan, que disfruta en sus viajes y aportan algo en su vida.

No es una lista de hoteles con encanto, ni rurales, ni lujosos.

Aunque sí que tienen muchísimo encanto, como el de sus propietarios quienes tienen en común el hacer de su establecimiento un lugar especial, y compartirlo con las personas que les visitan. Esto se extiende a sus empleados quienes les ayudan a cumplir su sueño y lo hacen con gusto ya que sus jornadas laborales son razonables y el trato es excelente. Y son únicos porque están pensados para estar allí y solo allí donde se encuentran, y porque tienen la personalidad propia de las personas que las habitan, compartiendo sus gustos y aficiones.

Puede que muchos de ellos estén en zonas rurales, y lo están porque aman la naturaleza, y quieren que los viajeros disfruten de ella. Pero de una forma sostenible, utilizando materiales ecológicos, productos de proximidad, fomentando actividades de bajo impacto ambiental y colaborando con la comunidad local. Y otros estarán en pleno centro de una gran ciudad y pondrán en contacto a los viajeros con los locales, siendo un punto de encuentro de personas para poner en común ideas acerca de la cultura, gastronomía o viajes entre otros.

A pesar de sus estupendas instalaciones y mobiliario de diseño, no son hoteles lujosos como en los que trabajó Mi Paisano, entendiendo por lujos los conceptos clásicos como cubiertos de plata, botones y aparcacoches, Spa de firma internacional o amenities de alguna marca de nombre elegante. En ellos las estrellas son las personas que allí viven y los que las visitan, tanto el mobiliario como la "ropa" de la "casa", como los productos estarán seleccionados siguiendo los tratados del libre comercio y usando productos ecológicos. Para Mi Paisano el lujo es poder conocer la historia de ese lugar, es disfrutar de recomendaciones honestas, es poder comerse una ensalada (fuera de carta) de 16 tomates diferentes de su huerta y de productores de la zona, es ver que quien allí trabaja lo hace con gusto y que su sonrisa es sincera.

Son en definitiva alojamientos sostenibles, felices y únicos y Mi Paisano quiere enseñároslos para que vosotros lo seáis un poco más.

Y vosotros, ¿conocéis algún Slow Hotel?

¿Qué dicen mis paisanos?


Tu opinión importa

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados.*