ENG :: CAST

Minero por un día

Visita Pozo Sotón

Estas Navidades estaba en Asturias pasando unos días con la familia. Quería hacer algo especial, una actividad que hablase de la historia de mi región, que no se pudiese hacer en otro lugar y, casi por casualidad me enteré de que hace unos meses Hunosa había abierto al público el Pozo Sotón, auxiliar del Pozo María Luisa y el más profundo de Europa.

De pequeño ya había estado en el Museo de la Minería, pero la Visita al Pozo Sotón era diferente, no se trataba de una reproducción, sino de conocer una mina en su estado natural y conocer las labores de los mineros.

Cuando llegué allí, me comentaron que era hacer que las personas que les visiten se sintiesen mineros por un día, y vaya si lo consiguen. Comienzas cambiando tu ropa habitual por el mono, casco, guantes, botas, camiseta y hasta calzoncillos, ¿Qué si te vas a manchar? Seguro, es más, en parte de eso se trata (no te preocupes, al final podrás ducharte, aunque es posible que sigas sacando carbón de la nariz durante un par de días).

Tras unas explicaciones sobre seguridad y colocarnos linterna y auto rescatador, empezamos a conocer la historia de este lugar, que fue durante mucho tiempo motor de la economía e industria de Asturias y del que siguen viviendo muchas familias. Aquí tuvo lugar la Revolución de 1934, sirvió de refugio durante la guerra civil y hasta trabajó un aspirante al trono de España. Unas historias de las que nos hablan auténticos mineros con el entusiasmo de quien ama lo que hace y su característica simpatía asturiana.

Visitamos los exteriores donde encontramos varios elementos declarados Bien de Interés Cultural en 2014 e incluido entre los 100 elementos de patrimonio industrial más representativos de España, como son la casa de aseos y la oficina sindical de ladrillo visto propio de la época modernista; los dos castilletes y el RETER que los envuelve inspirados en las obras del francés Eiffel.

A continuación llega el plato fuerte, la experiencia en las entrañas de la tierra a más de 550 metros de profundidad. Bajamos con la “jaula”, descendimos la chimenea de La Jota, barrenamos (hacer los huecos para los explosivos) paredes e incluso nos montamos en un tren subterráneo. Un recorrido de unos 5km entre galerías, escaleras y túneles, acompañados por mineros que transmiten, casi sin querer, el compañerismo y respeto entre los trabajadores de la mina.

No contaré mucho más de esta visita, porque creo que lo mejor es vivirla uno mismo, pero si diré que, en Pozo Sotón no hay tienda de regalos, así que los “suvenires” tendrás que ganártelos. Para ello entrarás en una chimenea creada ex proceso, te dejaran un pesado martillo neumático con el que parece que vas a derribar media mina, lo agarras fuerte, aprietas el botón y… mucho ruido, pero apenas sacas unas pequeñas lascas de carbón. No te preocupes, cuando salgas de la chimenea podrás elegir entre varios trozos para que puedas llevarlos y usarlos como figura decorativa y como recuerdo de tu día en la mina.

Una experiencia única en Europa, que está convirtiéndose en una de las estrellas en Asturias por su autenticidad, interés histórico y los valores transmitidos por sus protagonistas.

Dirección: El Sotón, 2, 33940 San Martín del Rey Aurelio, Asturias
Teléfono: +34 985 65 49 23 - +34 630 119 642