ENG :: CAST

La isla desierta de las Rías Baixas

Piragüilla

Para los que no conozcáis la Isla de Arousa, deciros que para llegar a ella hay que cruzar un puente de casi dos kilómetros, construido en 1985. Un puente con espectaculares vistas a la Ría de Arousa, que sirvió para impulsar el desarrollo económico y social del los habitantes de esta isla poblada, según numerosos documentos, desde los primeros tiempos del Paleolítico.

La economía de la isla se basa en la pesca, el cultivo del mejillón, el marisqueo y, cada vez más, en el turismo. Se puede dividir geográficamente en dos: la parte norte, donde se concentra gran parte de la actividad y población, con el Puerto de Xufre, el Faro de Punta Cabalo y el punto más alto de la isla (el Mirador Con do Forno); y la parte sur, más salvaje, donde encontramos el Parque Natural O Carreirón, una zona especial para la protección de aves, como la garza real y de singular belleza, con sus calas y arboles que prácticamente llegan a las orillas.

En esta isla están radicados Marta Iglesias y su equipo de Piragüilla, una empresa especializada en el turismo activo y los deportes de aventura en la naturaleza. Llevan más de 20 años trabajando en el sector turístico, cuentan con monitores titulados y tratan al cliente de forma personalizada, procurando adaptarse a la experiencia deseada por cada uno.

Ofrecen una gran variedad de actividades enfocadas para acercar la naturaleza a sus clientes, inculcándoles valores vinculados con la conservación del medioambiente, potenciando el aspecto cultural y tradicional de la zona. Carreras de orientación, snorkel, rutas a pie o en bicicleta, marisqueo, rafting, velero…, son algunas de las más demandadas, y en este post os mostraré la que yo tuve ocasión de realizar.

Ruta en Kayak en el Islote de Areoso Marta me lleva hasta una zona rocosa desde la que podemos ver al fondo una mancha de arena blanca, es el Islote de Areoso y será el primer destino de la excursión. Comienzo a remar y poco a poco el kayak y yo nos vamos alejando de la costa y acercándonos al islote.

A medio camino, me detengo para contemplar con más calma lo que me rodea y es que, como buen piscis, me encanta el agua y, el encontrarme en medio del mar es una sensación muy agradable para mí. Es una experiencia muy indicada para hacerse en pareja, en familia o con un grupo de amigos, pero que solo también tiene su punto y te ahorras los habituales “no estás remando nada”, “es para el otro lado”, “cuidado que nos vamos a caer”…

De todas formas cualquier posible discusión en “alta mar” se nos habrá olvidado al llegar a Areoso, aguas cristalinas, arena blanca y fina, y prácticamente solos, hacen de este lugar un verdadero paraíso en las Rías Baixas.

Tras tostar un poco al sol, algunos baños y la correspondiente exploración del islote, retomo los remos y emprendo el camino de vuelta a la isla de Arousa. Pero, en lugar de volver al mismo lugar donde me habían dejado, decido bordear la costa sur de la isla disfrutando de sus calas, rodeadas de rocas y arboles, que hacen que el olor del salitre se mezcle con el de sus frutos. Un precioso recorrido que finalicé en la Playa de Xastelas, donde llamé a Marta y ésta vino a recogerme rápidamente.

Sinceramente, me he quedado con ganas de realizar más actividades por la amabilidad del equipo de Piragüilla, su profesionalidad y la belleza del lugar.

Dirección: Avenida da Ponte (A Illa de Arousa, Pontevedra)
Teléfono: +34 625 336 323