ENG :: CAST

Un recorrido entre camelias, viñedos y árboles centenarios

Pazo de Rubianes

Juan nos recibe en las puertas de esta finca de unas 70 hectáreas. A la entrada encontramos dos jardines: a la derecha uno de estilo francés donde cultivan las camelias, una de las principales actividades del Pazo y por la que son más reconocidos, de hecho pertenecen a la International Camellia Society y algunas de sus flores han sido premiadas en el Concurso Internacional de la Camelia. Para los que deseen verlas en todo su esplendor comentaros que aunque comienzan a florecer en febrero, es desde finales de marzo a medidiados de abril cuando están en su mejor momento. A la izquierda un jardín inglés dominado por un precioso ciprés del pantano.

De frente nos encontramos con lo que es propiamente el Pazo de Rubianes. Una edificación que data del siglo XV y que fue restaurada tres siglos después por un arquitecto francés, lo que hace que recuerde más a un Chateau francés que a un Pazo gallego. Otro de los rasgos que lo diferencian de un típico pazo, es el hecho de que espacios como la bodega, el lagar o el horno de pan, no están en la edificación principal, sino que están en edificios anexos, que en la actualidad son utilizados para la organización de diferentes eventos.

El camino por este parque botánico discurre entre las camelias más antiguas de Galicia, de las cuales se obtiene su aceite para la elaboración de jabones y cremas naturales; el refrescante estanque de las ranas; centenarios arboles entre los que destacan los robles gallegos, los alcanfores, las criptomerias y el eucalipto más antiguo de Europa. Subiendo una loma nos encontramos con lo que llaman el jardín nuevo, replantado a raíz del incendio del 2006 y, en el que introducen nuevas especies, rocas y una pequeña cascada.

Por supuesto, no podemos olvidar sus viñedos, sus 25 hectáreas le convierten en el más extenso de todo el Valle del Salnés. Durante el recorrido nos explican, como trabajan sus viñas manualmente y seleccionan las uvas para elaborar sus exclusivos vinos.
Posteriormente entramos en el Pazo, construido por D. García Caamaño, fundador de Vilagarcía de Arousa, y al siguen viniendo asiduamente sus descendientes y actuales propietarios para pasar temporadas de verano y realizar encuentros con personalidades del mundo del vino y las camelias.

Salones, comedores, el despacho o la sala de lectura son algunos de los espacios que nos muestran y en los que se nota que aún son vividos. Entre todos los muebles y obras de arte me llaman la atención una chimenea con reloj e incrustaciones de jade, un piano de cola, un precioso sofá de cuero y una alarma que funcionaba con el sol incidiendo en la mecha y disparando un poco de pólvora (quizás poco útil en Galicia).

El recorrido finaliza visitando la Capilla del s. XVI dedicada a San José, y probando en el patio de la bodega algunos de los vinos de su bodega con una selección de quesos de la zona.

Teléfono: 986 510 534 / 619 261 847
Dirección: Rúa do Pazo, 7 – 36619 Rubianes (Pontevedra)