ENG :: CAST

Estos vinos son una fiesta

Bodega Garnacha Alto Alberche

Durante veintiún años, once parejas celebraban una fiesta en honor al vino y, en una de éstas, decidieron crear una bodega.Fue en 2004, cuando comenzaron a construirla junto a las viñas del abuelo de uno de sus miembros, y actual enólogo de Bodega Garnacha Alto Alberche.

La bodega está situada a las afueras de Navaluenga, y desde allí que seguir un camino de tierra hasta llegar hasta ella.

Piedra a piedra que encontraban en el mismo terreno fueron comenzando la obra, y fue en 2006 cuando abrieron sus puertas, que por cierto, tienen más de 300 años y son el símbolo de la bodega.

De las once parejas que comenzaron este bonito, y a la par, alocado proyecto, son sólo cinco las que continúan actualmente compaginando sus respectivas ocupaciones, con el día a día de la bodega.

Lo hacen por el amor a su tierra, a sus costumbres y a la uva garnacha, la única usada en todos sus vinos. Cuando decimos “a su tierra” es porque están recuperando el paisaje del viñedo, a sus costumbres, porque desde siempre fue un medio de vida para muchos habitantes de la zona y a la uva que hasta los años 60 era enviada a Madrid para la elaboración de vinos.


Cuando ellos comenzaron, no había ninguna otra bodega en la zona. Y en estos momentos están surgiendo nuevos proyectos que junto con Bodega Garnacha Alto Alberche, hacen que su DO no tardará mucho en llegar.

Estas acciones están llamando la atención de personalidades en el mundo del vino como Andrew Jefford, quien se sorprendió de que con una misma variedad de uva encontremos muchas singularidades, dependiendo del terreno, su orientación, altura…

Realizan vendimia manual en sus viñas viejas de escasa producción, obteniendo en total 20000 botellas al año, que dividen entre sus seis vinos. Estos vinos mono varietales, como ellos dicen, “tienen cuerpo y alma” el cuerpo de las uvas de sus viñas y el alma de la historia de sus tierras y sus familias. Su nombre 7 Navas, fue elegido para dar protagonismo a la zona, ya que en ella existen siete pueblos que tienen “Nava” como prefijo o sufijo. Son además vinos biodinámicos de gran calidad y todos ellos superan los 90 puntos en la Guía Peñín.

Entre los que destacan sus vinos top, Finca Catalino y Finca Faustina, que hacen referencia al nombre de las fincas donde recogen sus uvas, viñas muy especiales de más de 100 años. Cuyas etiquetas son acuarelas hechas a mano por la Fundacion Fundabem de Navaluenga.

Sus caldos están gustando mucho, especialmente en países como Dinamarca, Estados Unidos o Taiwan, donde comercializan gran parte de sus vinos top.

Frecuentemente organizan visitas, eventos, maridaje con aperitivos de la zona como los quesos de autor Elvira Garcia y hasta existe la posibilidad de hacerse socio de la bodega.

Para no olvidar sus orígenes festivos, organizan nada menos que tres fiestas al año, relacionando el vino y la uva Garnacha con otros mundos. Y así surge la Garnoche, que realizan el primer fin de semana de Agosto en la que llevan a músicos a su bodega donde organizan una cena y baile, fundiéndose vino, música y estrellas. El tercer fin de semana de Septiembre realizan un encuentro, en el que poetas venidos de diferentes países recitan sus obras en las que aluden a las viñas, la garnacha y la bodega. Y este año 2015 han organizado, con gran éxito, la primera marcha ciclo turista, en la que se recorre la comarca del Alto Alberche, 62km en los que se pasan por los siete pueblos que dan nombre a la bodega, terminando el recorrido en esta donde se hace una comida tradicional abulense regada con sus vinos.