ENG :: CAST

Descubriendo a los vaqueiros

Brañaseca Experience

La historia y el paisaje de las montañas asturianas no podrían explicarse sin conocer el mundo de los vaqueiros de alzada. Un grupo social marginado a lo largo de los años, por su forma de vida trashumante y aislamiento geográfico.

Su medio de vida era la ganadería, especialmente de la vaca asturiana de donde proviene el nombre de vaqueiros; lo de “de alzada”, significa que variaban su residencia dos veces al año.

Fran, Licenciado en Geografía y amante de la cultura y naturaleza asturiana, propone con Brañaseca Experience, una ruta para conocer mejor a estos vaqueiros, sus tierras, sus costumbres y sus mitos.

El recorrido comienza en la curiosa Iglesia de San Martín de Luiña, construida en el siglo XVIII sobre otra de origen medieval, para dar cabida a los peregrinos del Camino de Santiago. Allí nos cuentan algunas de las teorías (en su mayoría falsas) del origen de los vaqueiros y algunos detalles que prueban su marginación, como el que fueran enterrados apartado de los grupos locales y sobretodo una inscripción en el suelo donde se puede leer “No pasarán de aquí a oír misa los vaqueiros”.

Si bien en la actualidad se produce el sentido contrarío, y supone un orgullo y signo de pureza de raza asturiana el ser de origen vaqueiro, pero ¿Quiénes son actualmente los vaqueiros?

Estas y otras muchas preguntas serán respondidas en la ruta que continuamos, subiendo a las montañas desde las cuales en los días más claros podemos observar gran parte del interior de Asturias y el Cabo Peñas, en unas vistas únicas que hacen que ya de por sí merezca la pena la visita.

Una vez contempladas las vistas, nos acercamos al pueblo donde realizamos la pequeña ruta. Brañaseca, ha sido el elegido por Fran, por ser uno de los mejor conservados y de los pocos que aún continúan con la actividad vaqueira.

Por el camino nos cuenta las historias, cultura y forma de vida de los vaqueiros de alzada, a los que podemos imaginar trashumando por esas montañas hasta las de Cangas y Somiedo, en las que los trabajos y la vida en general se presentaban muy duros y aislados.

El recorrido termina en una casa típica vaqueira restaurada. En su terraza con vistas a las montañas y al Cantábrico, disfrutamos de unas sidras acompañadas de quesos y embutidos locales; mientras que en la cocina de leña, nos terminan de preparar el almuerzo, del que nos habla Olalla, en su blog A buen bocado con la que tuvimos la suerte de compartir esta experiencia.

Un viaje en el que disfrutamos tanto los que somos asturianos, por conocer algo más de nuestra tierrina, como para el resto de visitantes que disfrutarán de unas vistas, entorno y gastronomía realmente únicos.

Teléfono: +34 620 619 00