ENG :: CAST

Una pastelería de cuento

Pastelería Cabo Busto

Desde verano de 2012, además de la senda costera reserva natural que rodea el faro, los viajeros ya tenemos otro motivo para desviarnos de la ruta y descubrir el Cabo Busto, una pastelería de cuento que se ha sido calificada como una de las mejores de España.

Después de sus estudios en cocina y pastelería en la Escuela de Hostelería y de trabajar en Pomme Sucre junto con Julio Blanco en su pastelería de Gijón, Jonathan González decide volver a su pueblo y crear la Pastelería Cabo Busto.

Echaba de menos desayunar con su abuela, pasear con su perro por el Cabo y la tranquilidad que le aportaba ese lugar. De esta forma me cuenta, este chico humilde y trabajador, como comenzó haciendo cosas sencillas con un solo horno y pasando demasiadas horas en la cocina; y cuando, poco a poco, veía que iban gustando, comenzó a introducir nuevas creaciones.

Siempre apostando por la calidad y los productos locales. Elaboran un tipo de pastel menos dulce de lo habitual, buscando siempre un punto de frescor y utilizando productos de temporada. Cuentan con una pequeña huerta de donde obtienen parte de las frutas con las que elaboran y decoran sus pasteles y tartas, obteniendo el resto de la Finca El Cabillón perteneciente a la Fundación Edes.

Locales y viajeros hacen cola, en los meses de verano, en el jardín de esta casa de Busto, pintada, desde siempre, con unos colores que evocan a los cuentos de Hansel y Gretel cómo si de alguna manera su abuelo supiese que ésta algún día se convertiría en una pastelería y su nieto en un gran pastelero.

Han patentado la Tarta de Asturias, inspirada en la Tarta de Santiago, pero hecha con productos 100% asturianos (compota de manzana de huerta, mazapán de avellana, avellanas tostadas, mermelada de sidra y decorada con la Cruz de la Victoria), para seguir recordando el viaje por la "tierrina" varios días después.

Jonathan me cuenta con ilusión que cada vez son más las parejas que confían en ellos para el día de su enlace y, también los hosteleros de la zona con los que trabaja. Tiene muchas y variadas propuestas, pero él prefiere ir paso a paso y seguir aprovechando las temporadas de invierno, para continuar formándose e innovar.